actualidad como ganar un juicio por alcoholemia

Gana tu juicio por alcoholemia los pasos a seguir para lograrlo en la actualidad

Dentro de las infracciones contra la protección vial establecidas en el Código Penal se halla el delito de conducir en estado de ebriedad (artículo 379.2). Este delito se comete cuando una persona maneja con un nivel de alcohol en la sangre por encima de los límites establecidos. ¿Es viable ser absuelto de este crimen? Detallaremos la probabilidad a continuación.

Enjuiciamiento por conducir bajo los efectos del alcohol

El juicio rápido se presenta como una alternativa para los delitos de menor gravedad, como por ejemplo la alcoholemia. Este procedimiento busca optimizar el proceso judicial, reduciendo los plazos de espera y resolución. En comparación con los procesos ordinarios, se caracteriza por ser más ágil y menos burocrático, permitiendo al acusado, tras consultar con su abogado defensor, obtener una posible reducción de su condena.

Es importante tener en cuenta que en el caso de un delito contra la seguridad vial, la intervención de la policía es fundamental, ya que la prueba del alcoholímetro es fundamental para demostrar la comisión del delito. Sin esta prueba, sería más difícil probar la culpabilidad del acusado.

Sin embargo, hay que tener precaución, ya que negarse a someterse a las pruebas en un control de alcoholemia puede resultar en una pena de prisión de hasta un año y la retirada del carnet de conducir por un período de hasta cuatro años. Por lo tanto, es esencial ser conscientes de las consecuencias de rechazar someterse a una prueba de alcoholemia durante un control, y siempre es recomendable consultar con un abogado antes de tomar cualquier decisión.

Es posible ser absuelto de conducir bajo la influencia del alcohol

Ganar un juicio por alcoholemia puede resultar bastante complicado debido a la dificultad de refutar las pruebas presentadas en su contra. Esto se debe a que el primer paso en este tipo de procedimientos es la realización de una prueba de alcoholemia utilizando un dispositivo llamado alcoholímetro. Este aparato arroja resultados con un alto grado de precisión, lo que dificulta su impugnación.

Otra prueba a la que se somete al conductor es al etilómetro, que es un aparato aún más preciso que el alcoholímetro. Este dispositivo genera un ticket con información detallada del nivel de alcoholemia, los datos del conductor, la fecha y la hora, el cual se incluye en la denuncia.

Sin embargo, a pesar de las difíciles pruebas en su contra, existen algunos casos en los que se puede lograr ganar un juicio por alcoholemia. A continuación, se detallan algunos de ellos en los que se puede tener mayores posibilidades de éxito.

Ganar un proceso por conducir bajo influencia de alcohol

La validez de una prueba de alcoholemia está sujeta a ciertas condiciones, como por ejemplo la homologación de los aparatos utilizados y el tiempo transcurrido sin revisión.

Además, es importante mencionar que si el ticket emitido por el etilómetro no pertenece al dispositivo utilizado en la prueba, esta también será inválida.

En caso de que el ticket haya sido extraviado, la ausencia de una prueba determinante puede ser un factor en beneficio del acusado, ya que no se podrá demostrar que el nivel de alcoholemia superaba el límite establecido.

Puede ser beneficioso pedir pruebas de sangre para fortalecer el caso por DUI

Sugerencia si el resultado de la prueba de alcoholemia es justo 0,60 mg/l: solicitar análisis de sangre

En el caso de que el resultado de la prueba de alcoholemia sea de 0,60 mg/l, lo mejor sería pedir un análisis de sangre. De esta manera, durante el tiempo en que se lleve a cabo dicho análisis, es posible que el resultado disminuya por debajo de los 1,2 gr/l en sangre (equivalente a 0,60 mg/l en aire). Este enfoque aumentará las probabilidades de una absolución en el proceso penal. También existe la posibilidad de que el resultado aumente, pero no es motivo de preocupación, ya que siempre se considerará válido el resultado más bajo de los dos.

Este método solo es apropiado en caso de que haya pasado un tiempo considerable desde la ingesta de alcohol.

Es importante tener en cuenta que esta opción solo es recomendable si ha pasado un buen tiempo desde la ingesta de alcohol. Esto se debe a que el alcohol en sangre tarda mucho más tiempo en metabolizarse y salir del organismo.

Los pasos a seguir después de un juicio rápido

Una vez llevadas a cabo las diligencias previas, el Fiscal evaluará si presenta o no una acusación en su contra. Lo habitual es que, tras haber incorporado en el atestado policial unos tests de alcoholemia debidamente realizados, el Fiscal interponga una acusación en la que solicitará una pena dentro de los márgenes establecidos en el art. 379.2 del Código Penal para este tipo de delitos: prisión de 3 a 6 meses, multa en función de sus ingresos, o trabajos en beneficio de la comunidad durante 31 a 90 días, y, en cualquier caso, la suspensión de su derecho a conducir vehículos.

Para dejarlo más claro: el delito de conducción bajo los efectos del alcohol lleva asociadas diversas penas entre las que se deberá elegir una (prisión, multa o trabajos en beneficio de la comunidad) y una que será impuesta obligatoriamente (privación del permiso de conducir).

Es frecuente que, en su acusación, el Fiscal solicite una pena determinada, sin embargo, si usted (asesorado por su abogado) opta por conformarse (reconociendo los hechos como verdaderos y aceptando una pena mínima), el Fiscal reducirá su solicitud de pena. ¡Pero eso no es todo! La Ley beneficia a quienes se muestran dispuestos a llegar a un acuerdo de conformidad en el Juzgado de Guardia, disminuyendo en un tercio la pena solicitada por la acusación.

El enigma detrás de la infracción de ebriedad

Antes de iniciar una explicación sobre el procedimiento y las posibles consecuencias de un juicio rápido por alcoholemia, es importante conocer en qué consiste este tipo de falta. Esta falta se encuentra contemplada en el artículo 379.2 del Código Penal y hace referencia a la conducción de un vehículo bajo los efectos del alcohol, drogas tóxicas o estupefacientes.

El camino hacia una corte por conducir bajo los efectos del alcohol

La ley en materia de seguridad vial establece que si rebasas la tasa límite de alcoholemia en un control rutinario, se considera un delito y se llevará a cabo un juicio por alcoholemia.Este procedimiento comienza cuando los agentes de tráfico presentes en el control redactan un atestado policial y lo envían al juzgado correspondiente, donde se llevará a cabo un juicio rápido.

Comúnmente, durante el control, los agentes te proporcionarán una cita con la fecha, hora y número del juzgado al que debes acudir con un abogado para la celebración del juicio. Si consideras que el enjuiciamiento es justo, es probable que se alcance un acuerdo el mismo día, basado en un dato objetivo: la tasa de alcoholemia registrada por el alcoholímetro, que no deja lugar a interpretaciones.

Sin embargo, hay situaciones en las que podrías no estar de acuerdo o considerar que influyeron en el resultado positivo. Uno de los casos más frecuentes es la ingesta de medicamentos, que pueden afectar a la tasa de alcoholemia y mostrar cifras más altas de lo real en el alcoholímetro. De ser así, tienes el derecho de optar por ir a juicio y dejar que tu abogado analice tu situación de forma más detallada, en lugar de llegar a un acuerdo de conformidad.

Artículos relacionados