GOYA, un espectáculo de carne y hueso