DEGAS, PASIÓN POR LA PERFECCIÓN